En el cuarto de baño de mis sueños
Inspiraciones

En el cuarto de baño de mis sueños


En el cuarto de baño de mis sueños hay una bañera con patas de león, una gran ducha italiana, un toque cálido de madera y un magnífico mosaico recubriendo el suelo…

Leer más
La accesibilidad
Consejos

La accesibilidad


La accesibilidad: una cuestión de accesorios

Con sentido común y algunos accesorios bien elegidos se puede ambientar un cuarto de baño cómodo, seguro y accesible para todas las edades y grado de movilidad.

high_def_capsule_ambiance_01_j-tif

¿Piensas renovar total o parcialmente tu cuarto de baño? ¡No olvides la seguridad! Este detalle olvidado durante mucho tiempo resulta primordial y permite a todos –personas mayores, lesionados, enfermos, embarazadas…– utilizar el cuarto de baño de manera autónoma. Además de las adaptaciones técnicas específicas para una determinada dificultad motora, se busca facilitar el espacio a todos los usuarios, ¡de los 3 a los… 103 años!

Una bañera accesible y práctica

Es cierto que un plato de ducha es lo más práctico, pero no hay nada como relajarse en una bañera bien calentita o poder bañar a los más pequeños. Para que la bañera resulte segura, primero hay que facilitar el acceso.

Por ejemplo, con un simple escalón que asegure la entrada y la salida de la bañera. O también existen los asientos para bañera, que permiten lavarse sentado con toda seguridad. Por último, uno o dos asas bien colocadas ayudarán a salir de la bañera sin peligro ni esfuerzo.

Si la bañera sirve también de ducha es importante elegir un modelo adecuado, con zona más amplia, fondo plano antideslizante, tapón de desagüe enrasado, incluso en posición abierta y mampara pivotante para facilitar el acceso.

Una ducha antideslizante

Una ducha plana y que mida menos de 120 x 80 cm es accesible para todos. Pero conviene que el plato sea antideslizante y elegir un revestimiento específico de porcelana o acrílico reforzado (tipo Flight) o incluso azulejos adaptados. No hay que olvidar además colocar asas y un asiento, en mampostería o no, pero a 50 o 60 cm de altura, así como un conjunto de ducha con barra regulable y una ducha de mano fáciles de manipular incluso con las manos llenas de jabón. Por último, y no menos importante, una mampara de calidad, fácil de manipular y con una apertura adaptada al cuarto de baño.

high_def_panolux_ambiance_04-tif

¡Un lavabo para todos!

Un peldaño permite a los niños lavarse los dientes con autonomía y llegar bien al grifo. Para las personas mayores que gustan de sentarse frente al lavabo, podemos prever un sillín con ruedas (sirve también para guardar objetos) y despejar el lavabo colocando las baldas y los armarios a los lados.

Sentarse

Siempre resulta agradable sentarse después de un baño o una ducha, por lo que conviene tener a mano un banco o un taburete estable. Y, si se puede poner cerca de un radiador toallero, ¡mejor que mejor!

high_def_e61406_seat_packshot_01-jpg

Leer más
SUBIR