Cierra los ojos… Imagina tu habitación ideal, ¿Cómo sería? Evidentemente, tiene un vestidor sublime. Y por supuesto, hay un hermoso baño junto a ella donde poder prepararte cada mañana, maquillarte delante del espejo… En resumen, es una suite principal. Este sueño, que recuerda a las suites de los grandes hoteles, es mucho más accesible de lo que creemos. Descubre las ventajas de este tipo de estancias e inspírate con estas buenas ideas para integrarlo en tu hogar.

Descubre las ventajas de este tipo de estancias e inspírate con las ideas que te proponemos para integrarlo en tu hogar dulce hogar.

LA SUITE PRINCIPAL: MUCHO MÁS QUE UN DORMITORIO

Suite principal con baño integrado

Con una suite principal, todo está diseñado para hacer más fáciles tus momentos de metamorfosis por la mañana o por la noche. El baño está justo al lado. ¡Y el verdadero lujo es que es sólo para ti! ¿Un baño despejado o una exhibición de joyas y tesoros de maquillaje? Eres tú quien decide. ¿Y los niños? Usan el otro baño, por supuesto.

Lo mismo pasa con el vestidor. ¿Vestido rojo con collar azul? ¡No, mejor el vestido dorado con los zapatos negros! ¿A menos que este sea el mejor momento para el vestido largo rosa y esa joya tan femenina? La mejor forma de decidirse es probárselo, ya que todo está a mano…

UNA DECORACIÓN QUE TE IDENTIFIQUE

Suite principal con baño

La suite principal es tu territorio. Añádele tu toque personal. Parquet y decoración en madera, vidrio y estilo industrial, un espacio con moqueta, sobrio y vintage, estilo mosaico o « boudoir » de los años 20, puedes conseguir que tu suite sea una habitación en la que se refleje tu propia personalidad y crear una atmósfera única.

Nos decantamos particularmente por una decoración sensorial que cuide a la vez el diseño y la comodidad. La madera y los materiales naturales son una buena opción. Pero también puede elegir la tendencia New Art Deco con sus telas, cojines y cortinas en abundancia.

¿QUÉ CONFIGURACIÓN DEBE TENER UNA SUITE PRINCIPAL?

Dormitorio con baño

Una suite principal no es algo estándar, se adapta a sus deseos, así como a las limitaciones propias de tu hogar. Para el baño, dado que los problemas de privacidad son un problema menor, puede optar por una ducha a la italiana o por una bañera en isla en el centro de la habitación. La ducha o la bañera también se pueden separar de la habitación mediante un dosel o una puerta corredera transparente u opaca. Fuera del dormitorio, el baño también puede encontrar su lugar detrás de una puerta clásica. En cualquier caso, el tamaño de su baño debe adaptarse a su espacio.

Para el vestidor, también tenemos que guiarnos por el espacio que tenemos en nuestra habitación. Ultra funcional y compacto, se ubica en el lugar de los armarios y brinda acceso rápido a todo el vestuario. Gran lujo, el vestidor integrado en una habitación propia con espacio para cambiarse, luces y espejos para prepararse te permitirán llevar la suite a otra dimensión…

IDEAS PARA SUITES PRINCIPALES ATÍPICAS

Dormitorio con baño y vestidor

Cualesquiera que sean las limitaciones de su espacio, es posible tener una suite principal. Estas son algunas ideas para aprovechar al máximo el espacio disponible. E incluso un poco más…

  • Suite principal alargada: los tres espacios están dispuestos uno después del otro. La habitación da al vestidor que da al baño. ¡La opción ideal para ahorrar espacio! Las separaciones entre espacios quedarán perfectas si te decantas por puertas correderas.
  • Suite principal con diferentes niveles: puedes incluir una plataforma o tarima en el dormitorio o en el espacio de baño para crear de forma fácil una separación física y visual que refuerza la idea de un espacio exclusivo. Perfecto para ofrecer un espacio diferente pero sin cerrarlo.
  • Suite principal con balcón: para disfrutar de la vista panorámica o simplemente salir directamente del dormitorio. Una suite con acceso a un balcón te permite disfrutar de la luz natural en todo el espacio. Ideal en áreas soleadas o costeras con vistas al mar, este tipo de estancias tienen la ventaja de que puedes disfrutar del aire libre en cualquier momento. Una suite con vistas, en resumen.
  • Suite principal en el ático: bajo los techos, la suite gana encanto e intimidad. La pérdida de espacio se compensa con un estilo auténtico, incluso romántico, en el que uno se siente verdaderamente a gusto.
  • Suite principal abierta: aquí, sin puerta ni separaciones marcadas. Vestidor y baño coexisten en el dormitorio. El resultado es un espacio abierto y animado donde es fácil circular. La libertad no tiene límites.
  • Suite principal extra grande: si tienes la suerte de tener una habitación de un tamaño impresionante, opta por una suite maestra XXL. Mesa de centro, sillones y área de relajación, vestidor a medida … ¡Sí, una suite como la de un palacio!
SUBIR