Se creía que había desaparecido en el ámbito de la decoración, pero el mármol hace su gran reaparición en el interiorismo. Lejos de estar pasado de moda, ahora se redescubre como chic y elegante, atemporal y a veces incluso minimalista. ¿Cómo incoporarlo con elegancia?

Te mostramos todos los detalles sobre esta tendencia. Además, descubre el baño de mármol diseñado en exclusiva por Alexis Mabille para Jacob Delafon.

Vuelven los materiales preciosos

 

Si el minimalismo escandinavo siempre ha contado con adeptos, el lujo ha hecho que en los últimos años se haya incorporado a las tendencias de decoración. Con el regreso del estilo Art Deco redescubrimos colores profundos como el azul, el morado, el burdeos, el verde esmeralda, los materiales preciosos como las maderas oscuras de los muebles Presqu´île, acabado en madera Rosewood, el mármol, y diferentes motivos históricos como las palmeras. Una tendencia especialmente bienvenida en las habitaciones más privadas (dormitorios, baños…) donde te gusta sentirte más mimado. ¿Sueñas con un tocador de baño donde reina el lujo, la calma y la voluptuosidad ? ¡Ésta es la tendencia que estás buscando !

Mármol en el cuarto de baño

Baño de lujo con mármol blanco

Anteriormente, era un material ceremonial reservado para las salas de recepción. Hoy en día, el mármol se puede adaptar a multitud de espacios, utilizándolo incluso en la cocina o en el baño. Puede incorporarlo con pequeños toques, por ejemplo, un detalle sobre el azulejo o atreverse con azulejos completos de este material. El mármol real tiene un acabado incomparable, pero también hay imitaciones con patrones de mármol e incluso textiles de efecto mármol.

¿Qué mármol elegir ?

 

El mármol más elegante es el mármol blanco veteado con tonos grises o negros. Muy estético, se mezcla fácilmente con un mobiliario contemporáneo. Otra opción, un poco más atrevida, es decidirse por el mármol negro. Este acabado le da rápidamente una fuerte personalidad a la pieza. Nos gusta especialmente en el baño, donde crea una atmósfera intensa, fácilmente realzada por espejos y por efectos de brillos metálicos.

Por otro lado, se evitan los mármoles verdes, en tonos beige, o rosas, que resultan mucho más complicados de combinar.

El « mix and match » que funciona

Lavabo con grifería de estilo contemporáneo Composed

Blanco sobre blanco: al elegir un mármol blanco en una habitación predominantemente blanca, se crea un efecto extremadamente contemporáneo. El minimalismo y el estilo asertivo se plasmarán en esta estancia. Fácil de combinar con majestuosos sanitarios blancos como el inodoro suspendido Formilia.

Toques de metal: latón y cobre firmaron su retorno al mismo tiempo que el mármol, y buenas noticias… ¡combinan a la perfección ! Atrévase con formas vintage, como el monomando Fairfax o, en su lugar, confíe en el diseño contemporáneo de la grifería Composed. Todo encaja. Piense también en accesorios para el baño, colgadores para toallas, jaboneras, etc. que pueden añadir un toque de brillo precioso.

Tonos pastel: los tonos rosa palo o verde menta pueden desplazar perfectamente la seriedad del mármol y añadirle una dosis perfecta de frescura al baño. Una buena manera de fundir el mármol con el estilo escandinavo. Para que todo fluya, decántese por líneas simples y limpias.

Madera y plantas: un toque de naturaleza puede combinar muy bien con el mármol. En el baño, combinando la madera con las plantas conseguiremos una agradable atmósfera que podemos reforzar con aplicaciones de metal industrial, azulejos sencillos y frascos en vidrio marrón para los cosméticos.

El cuarto de baño estrella, soñado por Alexis Mabille

Para Jacob Delafon, el diseñador de moda parisino Alexis Mabille, ha imaginado un baño a la vanguardia de la elegancia, reconsiderando los códigos neoclásicos. En medio de inspiraciones chic y de moda como el color rosa, la vuelta del Art Deco, o el cobre, supo cómo darle al mármol un lugar privilegiado.

¿Listo para sumergirte en la tendencia del mármol un poco, mucho o apasionadamente? 

Descubre el baño de Alexis Mabille para Jacob Delafon.

 

 

SUBIR